La curiosidad de un cachorro de gato lo lleva a descubrir una comisaría de policía en miniatura que emite extraños sonidos que produjeron tal asombro en el animal, que está a punto de caerse de espaldas.